COMO DISPONER LAS COPAS EN LA MESA

La norma y la costumbre aconsejan no colocar, en cada puesto de comensal, más de tres copas, sea cual sea el número de bebidas que se vayan a consumir durante la comida.

Comienza, además, a cundir la práctica de limitarse a tan sólo dos: la de agua y la de vino. Y ello a pesar de que las combinaciones posibles sean muchas más, comenzando por el cocktail, cava o jerez del aperitivo, continuando por las diversas copas para los vinos blancos, rosados o tintos, y terminando por las copas para los vinos dulces generosos, los licores y los aguardientes o los cavas que se toman al final. Colocar sobre la mesa toda esta cristalería necesaria para tomar las diversas bebidas la convertiría en un escaparate poco práctico y casi en una especie de cacharrería.

En principio, pueden ser suficientes la copa de agua, más alta, que se sitúa a la izquierda, y la de vino, que se coloca a su derecha. Los demás vasos, copas, catavinos o jarros que sea preciso utilizar se irán añadiendo a la mesa a medida que sean retirados los ya utilizados.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies