El espacio

En primer lugar se debe disponer de un lugar físico donde poder guardar los vinos seleccionados. Este lugar debe reunir algunas condiciones básicas. Debe ser adaptable a ellas y a las posibilidades de la persona en cuestión. Lo ideal sería un recinto subterráneo (sótano), pero también puede adaptarse la despensa de la casa o una habitación o armario, incluso, que podamos adaptar para tal fin. El espacio debee ser suficiente para la guarda, bien en estantería o repostero de botellas con la posibilidad que estas tengan una óptima exposición y descansen horizontalmente o en un ángulo no superior a 45°. La posición horizontal se recomienda entre otras cosas para evitar el secado del corcho y para que los vinos reposen mejor y duren más. El descanso de un vino es su mejor estado, sólo superado cuando se decide ponerlo en la copa.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies