EL VINO AUMENTA LOS ACIDOS GRASOS OMEGA-3

destacada-omega3[1]

Los ya conocidos efectos protectores del vino, se añade ahora la elevación de los ácidos grasos omega-3, ácidos grasos esenciales para el buen funcionamiento cardiovascular.

Una reciente investigación demuestra que el consumo de vino, unido a la dieta mediterránea, conlleva un aumento de los ácidos grasos omega-3 en sangre.
Aunque el vino no contenga estos ácidos grasos esenciales, sus antioxidantes actúan sobre los ácidos grasos presentes en el tubo digestivo y en los tejidos, debido a que los ácidos grasos omega-3 tienden a oxidarse.
El Ácido omega-3  es un Ácido graso esencial que ha se ser aportado por la dieta, puesto que el organismo no puede sintetizarlo por sí mismo. De ahí la importancia de las recomendaciones orientadas a seguir una dieta equilibrada y cardiosaludable, con el vino como parte integrante. Diversos estudios científicos han demostrado que consumiendo ácidos grasos omega-3 en cantidades adecuadas se disminuye el número de muertes por infarto de miocardio en prevención secundaria. La ingesta de ácidos grasos omega-3 tiene, por tanto, efectos cardioprotectores. Disminuye plaquetaria y la coagulación de la sangre, regula los niveles sanguíneos de triglicéridos y colesterol, aumenta la respuesta vasodilatadora de las arterias, reduce el riesgo de trombosis y tiene acción antiinflamatoria, antialégica y anticancerígeno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies