NARIZ ARTIFICIAL ELIMINARÁ OLOR A CORCHO

En torno al 10 por ciento de las botellas de caldos son desechadas por su desagradable aroma.

Un equipo de químicos de la Universidad de Huelva ha ideado un sistema que permitirá eliminar con mayor facilidad el «sabor a corcho» de algunos vinos. Se trata de una nariz artificial que detecta con una gran sensibilidad la presencia de este desagradable aroma en algunos caldos. Según José Luis Gómez, profesor del Departamento de Química y Ciencia de los Materiales de la Universidad de Huelva, «en torno al 10 por ciento de las botellas de vino son desechadas por este motivo».
El procedimiento ideado ha sido probado con éxito en diferentes vinos tintos y blancos. El origen de este olor en los caldos radica en la aparición de sustancias químicas que aparecen durante el proceso de elaboración y que quedan retenidas en el corcho, desde donde tienen contacto con el vino.
Con la nueva nariz artificial, los científicos han logrado detectar la presencia de estos compuestos por encima de los 4 nanogramos por litro. Esto implica que dichas técnicas de análisis permiten localizar de forma artificial, aunque fiable, el sabor a corcho en los vinos con una sensibilidad similar a la que tendría el olfato o paladar de una persona (alrededor de unos 10 nanogramos por litro).
Para Gómez, se trata de una metodología «que se aproxima al olfato y que tiene amplías repercusiones económicas» debido a que abre la posibilidad de limitar los vinos desechados. La investigación, en la que también han participado los científicos Tamara García y Fernando Lorenzo, ha sido publicada en la revista internacional de química analítica Journal of Chromatography A.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies