La Variedad de uva «Pardina»

Autor: Marcelino Díaz (Bodegas Marcelino Díaz)

Parda , Pardina o Pardilla. También son los nombres con los que se conocen la variedad de uva mas extendida en la provincia de Badajoz y la que durante gran parte del siglo XX dominó prácticamente la totalidad del viñedo de Tierra de Barros.

Descartamos que provenga de otra región vitícola española o europea, pues no existe otra vid de características similares fuera del contexto extremeño, (Se desconoce que provenga de otra región vitícola) y mas bien consideramos que es consecuencia de un proceso evolutivo y de adaptación al medio ambiente extremeño, a un clima caracterizado por pluviometrías medias bajas en torno a 450 ml pero capaz de soportar periodos de sequías en los que las precipitaciones anuales no alcanzan los 300 mls. y temperaturas estivales que con frecuencia sobrepasan los 40 º en verano.

Adaptación y rendimiento

Es un claro ejemplo de adaptación al medio no solo en lo referente a garantizar su supervivencia sino que además es capaz de obtener muy buenas producciones minimizando al mismo tiempo su coste de cultivo. De ahí el gran desarrollo que tuviera en el siglo pasado llegando en su segunda mitad a colonizar la casi totalidad de las mas de cien mil Has. de viñedo existentes en la provincia de Badajoz.

Morfología y cultivo

Morfológicamente es una planta de porte erguido, de sarmientos no excesivamente largos y poco ramificados, de hojas lobuladas y de color verde oscuro carente de brillo y es por ello de donde le viene el nombre de Pardina, por tener un color verde de menor viveza y brillo que las demás variedades. Resistente a la sequía y a enfermedades. De racimos grandes y apiñados por fructificar todos ellos en los primeros yemas del sarmiento y de grano medio.

Desde el punto de vista del cultivo, es una variedad estrechamente asociada a los suelos arcillosos de Tierra de Barros pero que también se adaptan a otros tipos de suelos mas francos e incluso arenosos. Su cultivo de poda en vaso y plantación al marco real de 2,72 x 2,72 permite obtener producciones muy aceptables para un cultivo de secano y con producciones medias en torno a los ocho mil kilos por Ha , aunque en sus primeros años y en tierras fértiles llegan a alcanzan los once mil quinientos kgrs. por ha. Son las viñas que el labrador de Almendralejo conoce como las de las mil arrobas de uva.

Podríamos decir que es un
milagro de la naturaleza

Como hemos dicho anteriormente, la gran virtud de la Pardina es que combina su resistencia a la sequía y a las altas temperaturas estivales maximizando su producción y minimizando sus costes de cultivo. Podríamos decir que es como un milagro de la naturaleza. Su poda habitual en vaso con cinco a seis pulgares, permite concentrar todos sus racimos por encima de la cruceta de la cepa, sin que éstos lleguen a alcanzar el suelo, permitiendo realizar una vendimia manual considerablemente mas económica que en cualquier otra variedad, al mismo tiempo que sus sarmientos erguidos y poco ramificados permiten economizar en otra de las labores de mas coste del viñedo como es la poda.

El Despertar de Pardina

«El Despertar de Pardina» narra la historia de Pardina, una apasionada enóloga de Extremadura, cuyo camino se ve marcado por desafíos, amistades y la determinación de destacar la autenticidad de los vinos de su región. La trama sigue su lucha desde el momento en que se ve injustamente excluida de un trabajo hasta su decidida apuesta por resaltar la esencia de los vinos extremeños, desafiando las modas y tendencias para promover la identidad regional a través de sus variedades autóctonas.

Leer Más »
Scroll al inicio

https://volgerskopen.com/