EL VINO PREVIENE LAS ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

Un estudio demuestra que beber vino de forma moderada previene las enfermedades cardiovasculares
El Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha realizado un trabajo en el que se demuestra que beber dos vasos de vino tinto al día reduce el riesgo de sufrir una trombosis. El estudio se ha basado en la tesis docotral de Laura Casaní y ha estado liderado por Lina Badimon, ambas investigadoras del Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICCC).
Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha demostrado que beber entre uno y dos vasos pequeños de vino tinto al día contribuye a prevenir la trombosis arterial. Tras ensayar en un modelo porcino, los resultados del estudio han revelado que consumir moderadamente vino, aún con una dieta rica en grasas, protege al individuo de padecer enfermedades cardiovasculares, ya que reduce la concentración en la membrana de las plaquetas de la proteína RhoA, implicada en la formación de trombos.
La directora del estudio, Lina Badimon, investigadora del Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICCC), asegura que el trabajo se ha centrado “en las dos principales estrategias de prevención de las enfermedades cardiovasculares mediante la reducción de las concentraciones séricas de colesterol”. Estas estrategias son: la modificación de la dieta, centrándose en un único componente de la dieta Mediterránea (vino tinto), y el tratamiento con fármacos hipolipemiantes (pravastatina).
La investigadora del CSIC-ICCC, Laura Casaní, en cuya tesis doctoral se basa el estudio, explicó que, a los tres meses de ensayo, “los animales que recibieron vino con su alimentación redujeron los factores de riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares asociadas a lípidos y a trombosis”. De acuerdo con estos resultados, “el consumo moderado de vino tinto, entre uno y dos vasitos, tiene un efecto inhibitorio en la trombosis inducida por pared lesionada, por lo que puede ser considerado un factor protector en la enfermedad cardiovascular”, resumió esta experta.
La paradoja francesa
Uno de los medios de prevención de la enfermedad cardiovascular es la dieta y, entre los distintos factores de la misma, cada vez obtiene más importancia el consumo moderado de Alcohol. Numerosos estudios indican la asociación inversa entre el consumo moderado de Alcohol y el riesgo de infarto de miocardio. Destaca entre ellos “la Paradoja Francesa”, que intenta explicar que la Baja prevalencia de muertes por enfermedad cardiovascular en algunas regiones de Francia, pese al elevado nivel de lípidos en sangre de sus habitantes, puede deberse al consumo habitual de vino tinto. Dicha disminución no parece ser causada únicamente por el Alcohol del vino, sino también por otros componentes del mismo como los antioxidantes y polifenoles. No obstante, según la doctora Casaní “los mecanismos por los cuales llega a producirse este beneficio no se conocen totalmente. Algunas de las hipótesis de trabajo son un descenso en la oxidación de las lipoproteínas LDL, un aumento en la concentración plasmática de compuestos fenólicos, un cambio favorable en la concentración sérica de lípidos junto con un aumento del colesterol HDL, una reducción de la agregación plaquetar o una acción antiinflamatoria.

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies